Barba rizada y barba lisa

Barba rizada y barba lisa

 

Una vez metido en el mundo barbudo seguro que has podido ver la cantidad de barbas diferentes que hay en cuanto a largura, color, espesor, forma… Queremos ofreceros en esta entrada un par de consejos sobre las barbas rizadas y las lisas y los cuidados especiales que implican cada una de ellas.

Es muy probable que si tienes una barba muy, muy rizada estés deseando que sea más lisa y al revés, si es lacia te encantaría que fuese rizada para darle más volumen. Preguntadle a las mujeres qué les pasa con su pelo… Siempre quieren tener el de la vecina ^_^

Barba rizada

La barba rizada es más fácil de mantener y de recortar precisamente porque pequeños errores de perfilado se disimulan bien, pero cuando el rizo es excesivo puede parecer que tenga mucho volumen y ser incómoda e incluso áspera.

Para darle un toque más liso lo primero que hay que hacer es cuidarla y tratarla con productos específicos. Además de un champú para barba puedes utilizar suavizantes o acondicionadores y aceites que también lo van a suavizar. Este menor encrespamiento dará sensación de menos volumen.

Tras usar el aceite es importante que uses un cepillo de cerdas naturales para repartirlo bien y peinar tu vello facial mucho más fácilmente dejándolo más liso.

Barba lisa

La barba lisa es más fácil de peinar pero hay que tener más ojo si queremos recortarla pues cualquier trasquilón se notará más.

El cuidado de la barba es esencialmente igual que en el caso de las rizadas, usando productos diseñados para ello. Probablemente en este caso el uso de suavizante o acondicionador no sea necesario.

Tras la ducha y para darle más volumen, puedes utilizar el secador para quitar la humedad sobrante (nunca con temperatura alta) pero evitando secarla de manera vertical ¡haz que quede un poco alocada!

Después de esto y para darle más fijación puedes usar un bálsamo que te aportará también hidratación o una cera y se mantendrá perfecta.

La barba diez está a la vuelta de la esquina. ¡Ánimo!