Cómo cepillar tu barba

Cómo cepillar tu barba

 

Quizás te hayas parado a observar los cepillos para barba de los que disponemos en nuestro catálogo. Son unos accesorios fantásticos, elegantes, manufacturados en madera natural y cerdas de jabalí. Pues bien, como sospechabas también existen ciertos trucos para que cepillar tu barba sea un ejercicio mucho más eficiente y beneficioso. Veamos:

Los cepillos para barba ayudan a ‘entrenar’ la barba, dándole orden al pelo y evitando que sea una maraña informe. Si tu barba es más joven y aún no es muy larga, no te preocupes, el modo de cepillado es el mismo: Sigue la dirección natural del pelo y cepilla de manera firme en un par de pasadas, haciendo lo mismo con el bigote. También puedes cepillar hacia fuera la parte de la barba que crece entre la mandíbula y el cuello, para devolverla a su forma original.

¿Hay algún momento mejor que otro para cepillar la barba? Una buena recomendación sería hacerlo antes de ducharte, ya que al cepillarla arrastrarás un montón de células muertas de la piel atrapadas bajo el pelo, que podrás retirar con el agua. Es un buen ritual de limpieza facial, pero también tienes otra opción. Puedes hacerlo después de aplicar un aceite para barba, ya que las cerdas ayudarán a hacerlo penetrar en tu barba y repartirán el producto de una manera mucho más equitativa, asegurando un tratamiento completo.

El uso de un cepillo para ayudar a distribuir el aceite por tu barba podría hacer que quedaran residuos en las cerdas, así que nuestra recomendación es que lo limpies una vez por semana. Es tan sencillo como retirar a mano el pelo que haya quedado entre las cerdas y ayudarte de otro cepillo para hacer salir la piel muerta y todo lo que haya podido quedar acumulado más profundamente… ¡No queremos que todo eso vuelva a la barba! Una vez al mes, lávalo a mano con un poco de jabón, sumergiendo las cerdas en agua y frotándolas con los dedos, evitando sumergir la madera para que no sufra. Para secarlo evita usar secadores, calefacción o exponerlo al sol, simplemente permite que seque al aire, apoyándolo con las cerdas hacia abajo sobre una superficie plana.

Por último, no abuses de su uso, una o dos veces al día son más que suficiente. Un uso más continuado podría ser demasiado agresivo con tu barba, por muy bien que se sienta. Tampoco uses tu cepillo para barba en la cabeza, ya que el pelo suelto podría acabar en tu barba y los enredos acabarían por darte un buen dolor de cabeza.

Con eso estás listo, estos son los básicos del cepillado de la barba. ¡Cuéntanos cómo va tu cepillado, barbudo, y no dejes de cuidar tu barba sin renunciar a la mayor calidad!