Cómo elegir un cepillo para barba

Cómo elegir un cepillo para barba

 

Un cepillo para barba es un accesorio de lo más interesante, tanto si eres un barbudo con ganas de lucir tu cultivada melena facial o estás buscando un regalo para alguien con una barba necesitada de un buen cepillado. Examinemos juntos las características que un buen cepillo debería reunir para no jugártela.

Lo primero que debes comprobar es que el cepillo que quieras para ti se componga de cerdas naturales de jabalí. Son el mejor material para conformar un cepillo, créenos: ¡la diferencia es notable! No optes por materiales sintéticos, no es lo mismo. Además, el cuerpo del cepillo en madera garantizará un tacto fantástico y combinará fantásticamente bien con las cerdas haciendo del objeto un ejemplo de sencilla elegancia. La madera, además, no dará problemas a la hora de usar un aceite para barba, pues lo puede absorber hasta cierto grado.

Esto es tremendamente importante: Un buen cepillo para la barba debe tener unas cerdas bien firmes, tensas. Esta será la garantía de que el cepillado no será superficial, sino que podrá acceder a toda la longitud del pelo y desentrañarlo por completo. Recuérdalo, el pelo de la barba es mucho más grueso que el de la cabeza, así que un cepillo demasiado suave dejaría el trabajo a medias.

Por descontado, hablamos de un objeto que debe facilitar su uso y ser cómodo. Los cepillos que podrás encontrar en nuestra web cumplen sobradamente este requisito, aunque como verás hay una última variante que, en función de tus necesidades, acabará por decantar tu elección: Los cepillos se dividen en aquellos con mango y aquellos que no lo tienen. Los cepillos con mango son un poco más grandes en tamaño, pero no son excesivamente grandes. El mango resulta más cómodo a algunas personas a la hora de cepillar, pero eso no significa que el cepillo sin mango sea difícil de usar su forma ahusada hace que su agarre resulte natural. Esta versión es un poco más reducida, perfecta para llevar de viaje o siempre encima.

Ahora ya sabes qué deberías examinar en un cepillo para barba, y las variantes que se ajustan a tus gustos y necesidades. El siguiente paso es elegir el tuyo y comenzar a desenredar tu barba, porque una barba cuidada es una barba disciplinada. ^ ^