¿Cómo elegir una fragancia en tu aceite para barba?

¿Cómo elegir una fragancia en tu aceite para barba?

 

¿De qué están hechos los aceites para barba que usamos a diario? ¿Tienen propiedades beneficiosas o sólo dan aroma? Éstas y más cuestiones son las que esperamos responder con esta nueva entrada.

Los aceites esenciales son líquidos muy volátiles que proceden de la destilación de las plantas medicinales. Por lo tanto, además de aportar distintas fragancias, cada uno de ellos incorpora importantes propiedades beneficiosas para tu piel y tu barba. Los aceites esenciales puros no deben aplicarse directamente sobre la piel. La forma de utilización es mediante una dilución con una base de un aceite portador y un aceite esencial a una concentración máxima del 3% para uso corporal y del 1% para el uso facial. En una entrada anterior de este blog ya os explicamos más sobre los aceites base utilizados como portadores.

Existe una amplísima variedad de aceites esenciales, casi tantos como plantas hay. Aquí vamos a ofreceros un resumen de los más utilizados en nuestros productos para barba:

El aceite de romero es de los más usados. Su fragancia es intensa, herbácea y muy similar a la del eucalipto. Su uso está muy extendido en las cremas faciales para el tratamiento del acné por lo que puede ser una buena elección si tienes la piel grasa. Pero su principal propiedad, que lo hace ideal como componente de aceite para barba, es que estimula la circulación de la zona donde se aplica con lo que puede estimular el crecimiento del pelo.

El aceite de menta tiene una fragancia fuerte y característica debida al mentol. Es refrescante y estimulante. Es muy útil en el tratamiento de las anomalías de la piel, pues tiene efectos cicatrizantes, antipruriginosos (alivia el picor) y antisépticos. Además, imaginaos si lo usáis en la zona del bigote… Algo así como el Vicks VapoRub que os daba vuestra madre, ¡os despejará la nariz y la garganta!

El aceite de eucalipto tiene una fragancia similar al de menta. Tiene propiedades antisépticas y descongestionantes (otro Vicks VapoRub). Se utiliza muy diluido y principalmente nos aporta un aroma intenso, frescor y estimula los folículos de nuestra barba.

El aceite de lavanda tiene un olor floral y silvestre, parecido al alcanfor. Tiene propiedades reparadoras sobre la piel dañada y también fortifica la raíz del folículo previniendo su caída.

El aceite de pimienta negra presenta una fragancia fuerte e intensa. Suele utilizarse en pequeñas cantidades para dar a los aceites ese toque picante. Tiene propiedades en el tratamiento de enfermedades de la piel y se considera un relajante natural.

El aceite de cedro huele a leña, a madera. Se usa como complemento para evitar la caida del pelo y es beneficioso para pieles grasas y con manchas.

El aceite de ylang-ylang proviene de las flores de un árbol tropical y tiene una fragancia muy agradable y dulce. Se ha comprobado que ayuda a prevenir la alopecia y tiene propiedades tranquilizantes y afrodisíacas… uuuhhhmmmm…

El aceite bay-rum o de malagueta (pimienta racemosa) tiene un olor afrutado, picante. Estimula el crecimiento del cabello y también ayuda a eliminar la caspa.

El aceite de sándalo tiene un aroma denso, sutil al principio que luego va intensificandose a aroma a madera exótica. Suaviza la piel seca e irritada por lo que puede serte muy beneficioso si este es tu tipo de piel.

El aceite de bergamota presenta un olor cítrico parecido al del limón pero menos intenso. Se utiliza para reparar piele dañadas y con acné.

Esperamos que esta pequeña lista de efectos, olores y origines de las fragancias en un aceite para barba os ayude a elegir mejor vuestro aceite favorito.