Cuatro consejos para recortar tu barba sin arrepentirte

Cuatro consejos para recortar tu barba sin arrepentirte

 

Os hemos comentado en anteriores entradas que acudir al barbero más o menos una vez al mes es una práctica recomendable, pero si quieres aventurarte en el mundo del recorte te vamos a ayudar a que tu experiencia no acabe en arrepentimiento.
 
Es imprescindible tener el material adecuado para esta labor, y asegurarse de que sea de buena calidad. Necesitas un cepillo (preferiblemente de esqueleto, que te ayudará a separa bien tu pelo), una recortadora eléctrica, unas tijeras profesionales y una cuchilla de afeitar desechable.

Además, empieza siempre con tu barba limpia y seca. Te ayudará a que el pelo esté cada uno en su posición natural y no cortes donde no debes.

Peina y separa tu pelo
 
Utiliza el cepillo de esqueleto, que se caracteriza por tener muchos espacios entre las cerdas, con lo que el separado del pelo es más fácil.
Primero desenreda tu barba peinándola como lo haces habitualmente y después péinala de abajo hacia arriba para separarla, quedará como alocada y despeinada pero será más fácil ir controlando el recorte así.

Corta el largo con tu máquina eléctrica
 
Lo más aconsejable es utilizar una recortadora específica para barba o una que tenga un cabezal especial.

Puedes elegir el largo que quieras dejarte. Te aconsejamos para empezar usar una largura elevada… por aquello de no meter un tajo importante y arrepentirnos después. La longitud de la barba irá de más corto en la zona de los pómulos a más largo hacia la mandíbula por lo que lo más sencillo sería cortar de arriba a abajo en la mitad superior (la cercana a la boca) y de abajo a arriba en la inferior (desde el cuello).

Para ir comprobando que todo va bien y que estas siguiendo la forma de tu propia mandíbula puedes, tras un par de pasadas, ir peinando tu barba. Es mejor cortar poco a poco, sobre todo al principio, e ir viendo cómo queda el largo en relación al resto de la barba y bigote.

Remata con las tijeras

Puedes utilizar las tijeras de corte normales para corregir algún error de la máquina y ser más preciso en la forma de tu barba.

La zona del bigote es importante ya que normalmente suele ir en consonancia con el largo de la barba. El labio superior debe quedar visible tanto por estética como por higiene y para conseguirlo hay que recortar la parte baja del bigote. Empieza a recortar desde el centro hacia uno de los lados y luego repite el proceso hacia el otro lado. Ten en cuenta que si quieres darle forma utilizando cera no deberás cortar mucho para que haya volumen suficiente.

Perfila el cuello

Es lo último…¡ya nos queda poco!

La línea de perfilado va a depender de la longitud de la barba y suelen ser un par de dedos si tienes la barba larga y uno si la tienes más corta. Esta línea cambia dependiendo del corte que vayas a hacerte y la forma que le quieras dar.

Para realizar el perfilado, una vez que hayas decidido por donde lo vas a hacer, empapa y escurre una toalla en agua caliente y póntela sobre el cuello. Esto ayudará a que los poros se abran y el afeitado sea más duradero. Para afeitarte utiliza una cuchilla desechable normal o si la has usado alguna vez, y tienes la piel suficientemente dura, una navaja de barbero.

Y con un poquito de práctica, seréis unos cracks del recorte. ¡Saludos barbudos!