Diferencias entre cepillar y peinar la barba

Diferencias entre cepillar y peinar la barba

 

La primera diferencia es el elemento que utilizamos en cada uno de los procesos: (sí, es muy lógico lo que decimos… pero hay que decirlo) el peine, que sirve para peinar y el cepillo, que sirve para cepillar (ahora podéis aplaudir…) ^_^

Pero además de esta obviedad, la principal diferencia es su función.

Cepillar tu barba

El cepillado se usa principalmente en barbas de longitud media y larga para ordenar tu pelo y dejarlo más liso y para repartir de manera homogénea el aceite o loción hidratante que utilices en tu ritual barbudo.

Además, realiza un masaje por la piel del rostro y activa la circulación favoreciendo un crecimiento más sano de la barba.

Para esto, hay que hacer movimientos suaves, sin tirones, de arriba hacia abajo, haciendo de ello algo incluso placentero.

Peinar tu barba

El peinado, sin embargo, sirve para quitar nudos y enredos del pelo y para ayudar a fijar tu bigote y tu barba cuando usas ceras o bálsamos. Así conseguirás cualquier forma que te propongas de manera más sencilla.

Al igual que con el cepillado, no hay que tirar fuerte para quitar nudos y hay que tratar la barba como se merece: con suavidad y cariño.

Estas diferencias no quieren decir que sean pasos excluyentes hay quien prefiere peinar primero la barba y quitarle enredos y luego ya cepillarla suavemente, y otros que empiezan repartiendo el aceite con el cepillo y acaban dándole forma a su bigote con una cera utilizando el peine. Podéis probar durante varios días a ver que es lo mejor para vosotros.

Y con esto, ampliamos el diccionario de la Real Academia de las Barbas. ¡A por todas, barbudos!