Guía de la barba: ¿Cómo recortar la barba?

Guía de la barba: ¿Cómo recortar la barba?

 

Hay distintas maneras de intervenir sobre tu barba para estilizarla y darle la forma adecuada. Pero es cierto que las primeras veces que nos enfrentamos a la tijera por nuestra cuenta da un poco de miedo no quieres cargarte en un momento la barba que has ido cultivando poco a poco. Para tu tranquilidad, las tijeras para barba y bigote que ponemos a tu disposición en nuestra tienda online son herramientas de precisión. Con ellas y mucha calma, tomándote tu tiempo, deberías ser capaz de superar la prueba. Veamos qué deberías hacer:

 

Esta parte es relativamente sencilla. Con la barba seca para que el pelo esté en su forma natural, colócate frente al espejo y localiza aquellos pelos que escapan a la forma y longitud general de tu barba. Esos son los que la hacen parecer desaliñada, y librarte de ellos es tan sencillo como recortarlos al nivel de los demás. Recuerda, no te dejes llevar por el ‘síndrome del peluquero insatisfecho’, ¡no vaya a ser que, pelo a pelo, acabes por recortar toda tu barba! Otro buen consejo es que cepilles y peines el pelo antes, para librarte de nudos y enredos. Usa el peine para cortar el pelo sobrante con una longitud uniforme y ve siguiendo un sentido, no recortes partes aisladas.

 

Vamos ahora a darle una forma perfilada a tu barba en los lados de tu cara, en la continuación natural de tus patillas. Habitualmente, en esta zona de la barba que marca la frontera de la barba con la parte lampiña del rostro, se forman auténticos caos barbudos, y no está de más intentar poner algo de orden con unas tijeras de perfilado, que definirán y limpiarán esa línea de separación dándote un aspecto mucho más marcado y fino.

 

Habitualmente, unas de las zonas con mayor crecimiento en la barba es la parte del mentón y la que parte desde la mandíbula hacia el cuello. Por ello, el desequilibrio en el volumen que se puede acumular en esta área con respecto a otras de la cara hace que nuestra barba parezca desaliñada, salvaje. Uno de los mejores pasos a seguir será descargar de pelo esa zona, recortándolo en paralelo a la mandíbula. Conseguirás afinar tu perfil, un aspecto sofisticado y una barba unificada y coherente.

 

Aquí nos enfrentamos a uno de los momentos más delicados del proceso. Puntas afiladas y zonas muy sensibles… no parece la mejor combinación posible. Como nuestra intención es hacer más fácil el cuidado de la barba, puedes echarle un vistazo a las tijeras de punta roma que ponemos a tu alcance, que asegurarán que sanear las puntas de tu bigote no sea una tarea de alto riesgo.

Para recapitular: Es mejor que te quedes corto para conservar un margen de maniobra, así que usa un peine como los peluqueros, ayúdate de varios espejos si dispones de ellos, y recorta el pelo que sobresale para mantener un nivel igualado. Sobre esa base, podrás retocar y ajustar a tu gusto. ¡Barba saneada vale por dos!