Afeitado fácil en unos pasos

La media de pelo de un hombre en la cara es de unos 25 mil. Y para ello invierte a lo largo de su vida unas 3000 horas en su afeitado.

Pero a pesar de que los hombres llevemos afeitándonos miles de años, lo cierto es que la mayoría de ellos son bastante inexpertos en el asunto. Y a pesar de que la tecnología nos haya brindado multitud de tesoros para el afeitado facial, muchos hombres son incapaces de evitar esos cortes típicos, y terminan por incluir la barba en sus vidas. Si te sientes identificado, sigue leyendo para aprender qué haces mal en tu día a día y qué es el afeitado fácil.

Preparación

El primer paso básico es prepararnos. Piénsalo bien. Estás intentando cortar el vello de la cara con una cuchilla y que la piel quede intacta. Eso es imposible. Pero podemos facilitarlo con la ayuda de cremas de afeitado o de preafeitado, que preparan la piel para la fase posterior. Lo que hacemos es que al masajear la piel para extender la crema, el vello salga para fuera. Así estará listo para el corte.

Lo que pretendemos al fin y al cabo en este paso es sacar el vello de la piel hacia arriba, y suavizarlo para que sea menos resistente en el momento del afeitado. De hecho, muchos expertos recomiendan el afeitado debajo de la ducha, que es cuando la piel está más preparada. En todo caso, si prefieres hacerlo en otro momento, lo mejor es justo después.

Encuentra tu técnica

Los barberos recomiendan empezar durante las primeras pasadas en la dirección del crecimiento del pelo, y finalizar con unas pasadas en la dirección contraria.

Recuerda que el pelo crece en diferentes direcciones dependiendo del lado de la cara. Desliza tu mano sobre cara y cuello para averiguar previamente en qué sentido crece el vello según la parte que estés mirando.

Después de afeitar, aclara siempre con agua fría y utiliza una toalla para secar la barba. En este último paso es importante que no arrastres la toalla de un lado a otro sino que des suaves golpecitos. Durante el afeitado se pueden eliminar hasta dos capas de piel de nuestra cara adicionales al vello. Es necesario aplicar un bálsamo o tónico aftershave para “curar” la piel. En este caso déjalo secar al aire, y no utilices la toalla.

También se debe tener en cuenta la antigüedad de la cuchilla. A veces, las que están muy usadas no cortan bien y se tienen que hacer más pasadas de lo normal. Esto puede derivar en vello enquistado. Procura cambiar la cuchilla cuando notes que no corta bien.

Si tienes problemas serios de vello enquistado recomendamos acudir a un dermatólogo. Ellos te aconsejaran sobre posibles soluciones como la técnica del láser. Viene muy bien para esos casos. No te suele eliminar la barba para siempre, pero si que hace que el vello crezca más lentamente, además de suave. Y por otro lado elimina totalmente el problema de los enquistamientos.

PUEDE INTERESARTE