Cómo afeitar la barba

Nos encanta ser barbudos, lo seríamos toda la vida, pero de vez en cuando toca dar un poco de sol a esa parte de la cara con un buen afeitado. Nuestras madres lo agradeceran, nuestra abuela lo agradecerá, y oye, así también vemos esa cara de niños que se nos queda cuando nos afeitamos.

Puede que para algunos quitarse la barba sea un suplicio. Hoy os vamos a explicar como lograr el afeitado perfecto de manera rápida, indolora y al más puro estilo clásico.

Lo primero que debes valorar son tus habilidades y tu experiencia a lo largo de los años en el mundo del afeitado. Si eres de los que de pequeño, no se le daban muy bien las manualidades en el colegio, déjalo en manos de un barbero. Pero si te gusta trastear y eres un culo inquieto, aquí encontrarás a modo de guía unos sencillos pasos para el afeitado definitivo:

Utensilios Clave
Cuchilla

Las clásicas, las de toda la vida y las más utilizadas. En nuestro caso siempre sugerimos hacer una pequeña inversión en una de mejor calidad, para que nos pueda durar años. Pero para gustos los colores. En Cuida Tu Barba te dejamos alguna recomendación.

Maquinilla eléctrica

Es muy buena opción para las pieles más sensibles pero no tiene la misma eficacia que las cuchillas normales. Si tu barba es rizada, también es recomendable usar la cuchilla. En cambio con la maquinilla eléctrica se puede conseguir un mejor acabado sobre las pieles secas.

Para el pelo duro y resistente lo mejor es utilizar maquinillas con cabezal giratorio, que ofrecen un masaje ligero y suave en la piel.

En el caso de tener la barba más fina es más recomendable utilizar una maquinilla de láminas, porque son más delicadas y manejables.

¿Cómo lo hacemos?

Lávate la cara con agua caliente para ayudar a abrir los poros y reblandecer el pelo. Lo ideal es afeitarse después de una ducha caliente.

Usa una brocha con jabón de afeitar para aplicar la crema haciendo movimientos circulares. De esta forma estarás preparando la barba para el afeitado.

La diferencia entre las maquinillas clásicas es el tipo de peine, por lo que recomendamos usar una maquinilla tradicional adecuada al tipo de barba. Las maquinillas de peine cerrado proporcionan protección contra los cortes, por lo que son más recomendables para los experimentados con un uso más regular. Las de peine abierto vienen mejor para barbas con mayor volumen porque los dientes ayudan a guiar a que la cuchilla pueda cortar de manera más eficaz.

En la primera pasada es aconsejable ir solo en la dirección del crecimiento del pelo. Las siguientes pasadas, puedes hacerlas a contra pelo teniendo cuidado de no irritar la piel, especialmente si eres principiante. No olvides ir aplicando espuma entre pasada y pasada.

Para terminar aclárate la cara con agua fría para a cerrar los poros y sécate suavemente la piel.

Puedes aplicar un aftershave para activar la piel y que no se vea afectada por la dureza de la cuchilla.

Te recomendamos…

Para los más elegantes recomendamos Mach 3 Razor Nickel de Edwin Jagger. Es una maquinilla hecha a mano con los materiales más exigentes que te durará toda la vida. Esta producida usando tecnología de producción CNC: con poliesteres de alto grado pulidos durante más de 50 horas antes de su construcción final. Una verdadera pieza de diseño.

Para los más clásicos recomendamos Safety Razor Nickel de Edwin Jagger, una maquinilla de balance impecable para un control perfecto y de elegantes acabados. El peso de la máquina de afeitar está más equilibrado hacia su cabezal, así elimina la necesidad de presionar la maquinilla con fuerza sobre la cara, proporcionando un afeitado más cercano y suave sin mellas e irritaciones.