Makeover Navideño. Día #06: Exfoliante de cara

Ahora que ya hemos aprendido a atusar nuestras queridas barbas, vamos a dedicar el día de hoy a preparar la piel para causar una impresión de lujo en estos días de fiesta. Conoceremos todos los secretos del exfoliante de cara.

Ante los excesos de las cenas y comilonas navideñas, es muy probable que tu cara sufra y este un poco más brillante que de costumbre. Ese brillo no de emoción sino de grasa, es más que común. Afortunadamente con un poco de cuidado y otro poco de exfoliante de cara, conseguirás reducirlo y hacer que tu piel luzca como nueva.

¿Qué debemos saber sobre el exfoliante?

Pues que no es nada nuevo. Desde los tiempos de los egipcios ya era utilizado para eliminar impurezas a través de unas mezclas de sal marina, polvo de alabastro y aceites animales. En nuestro tiempo, los exfoliantes han evolucionado hasta convertirse en un accesorio indispensable en nuestro neceser. Ya sean naturales, a base de minerales o enzimáticos. Lo importante es usarlos y dedicarle a la piel el cuidado que nos pide.

El exfoliante de cara sirve para eliminar la capa más superficial de la piel, que con la edad se hace más compleja. De esta forma eliminamos también las células muertas de nuestra piel, y dejamos espacio para que las células vivas puedan recibir los nutrientes y crecer en buenas condiciones.

cara, exfoliante
¿Cada cuánto?

El uso del exfoliante de cara no entra dentro de los cuidados de higiene diaria personal. No es que su uso excesivo vaya a perjudicar la piel, pero tampoco acelera o incrementa sus beneficios el hecho de usarlo muy a menudo. Por eso te recomendamos usarlo una o dos veces por semana. Lo cual es muy provechoso porque así un bote te puede llegar a durar de seis meses a un año, dependiendo de su tamaño. Al final se le saca provecho y llega a ser muy asequible.

¿Cómo usar el exfoliante de cara?

Hay dos maneras de hacerlo: la primera es en la ducha. La segunda es dejando actuar el exfoliante de cara un poco más de tiempo.

En la ducha: aplica la crema exfoliante sobre la cara ligeramente mojada haciendo movimientos circulares. Masajea con suavidad para facilitar la exfoliación y aprovecha para activar la circulación. Pasado un minuto (aproximado), aclara la piel con abundante agua. Procura que no esté ni muy fría ni muy caliente, sino templada.

En este caso puedes repetir el proceso 4 o 5 veces por semana.

Si en lugar de ello prefieres hacer una exfoliación más profunda, aplica la crema sobre la cara limpia y ligeramente húmeda. A continuación déjala actuar hasta que notes que se ha secado. Suelen ser entre unos 10 o 15 minutos dependiendo del producto. Procura no dejarla mucho más, que ya hay alguno que se ha irritado la cara antes de una cita por dejarse el exfoliante dos horas enteras.

Nuestros TOPS

En Cuida Tu Barba siempre queremos ofrecer lo mejor de lo mejor, y por ello en nuestra tienda encontrarás una selección muy pequeña de exfoliantes. Pero te aseguramos que son los lo más top en cuidado facial.

Para una exfoliación de las de “no me da la vida” te proponemos el Face Buff Energizing Scrub de Jack Black que es perfecto para aplicar bajo la ducha. De esta forma te exfolias rápido, y lo puedes aplicar varias veces a la semana. Su envase es bastante grande así que tranquilo, porque te va a durar un tiempecito.

Si eres de los que les gusta dedicarse tiempo con un ritual de cuidados intensivo, el exfoliante de cara Nº 50 Petitgrain de L:A Bruket es el producto perfecto. Notarás como te deja “nuevo”. Y lo mejor es que es unisex.

Ah! Por cierto, las imágenes de los barbudos navideños son parte del proyecto que la fotógrafa Stephanie Jarstad capturó para apoyar de forma divertida y diferente al famoso Movember, en la lucha frente al cáncer de próstata.