Qué barba le queda mejor a tu cara

La barba puede ser el arma perfecta para destacar o marcar los rasgos de la cara que más nos interesen. Podemos jugar y crear un rostro más armónico.

Para ello es importante que nos fijemos en nuestras facciones. No todas las barbas le quedan bien a todo el mundo. Por ejemplo, una perilla a una cara redonda enfatizaría más ese rasgo y no es muy estético. Para esto simplemente debemos ver el tipo de barba que le queda mejor a tu cara.

Aunque aquí os vamos a explicar cómo hacerlo. Ante cualquier duda, seguro que el barbero os puede aconsejar muy bien sobre lo que le queda mejor a tu cara.

Cara redonda

En uno de los rostros más típicos. En este caso la mejor opción es la barba larga, dejándola un poco más corta a la altura de las mejillas. Para darle un efecto más alargado a la cara, intentaremos dejarla crecer más, en la zona del mentón.

Cara alargada

Para las caras alargadas hay que intentar reducir la longitud de la barba en la zona de la barbilla. En cambio en la zona de las patillas debe ser más ancha. Así consigues una cara más cuadrada y reduces el efecto de la cara alargada.

Cara cuadrada

En este caso el corte debería ser al contrario que el de la barba anterior. Hay que dejar más largos los pelos de la zona de la barbilla. En cambio, en los laterales dejaremos la barba más corta para suavizar el contorno de la cara.

Consejos a tener en cuenta:

Si el crecimiento de tu pelo en la zona de la frente es cuadrado, vamos que no tienes entradas, intenta dejar la zona de los mofletes redondeada. En cambio si es al revés, tienes entradas, deja la zona de los pómulos más recta.

Para las caras largas es mejor que la barba no llegue hasta el cuello, para que este último disimule la longitud del rostro. Si la cara es más redonda o cuadrada, es mejor cubrir más zona de cuello para evitar el efecto redondo.

Prueba a combinar la longitud de la barba en diferentes zonas hasta que encuentres la que más te gusta. Juega con el largo del mentón en contraste con los pómulos y viceversa.

Para todos tus experimentos te recomendamos utilizar la Tijera de Punta Roma. Además de servirte para darle forma a la barba, su punta te permitirá evitar hacerte daño cuando recortas tu barba. Sobretodo en lugares delicados, cerca de la nariz o de las orejas, por ejemplo.

Con la barba seca para que el pelo esté en su forma natural, colócate frente al espejo y localiza aquellos pelos que escapan a la forma y longitud general de tu barba. Esos son los que la hacen parecer desaliñada, y librarte de ellos es tan sencillo como recortarlos al nivel de los demás. Usa el peine para cortar el pelo sobrante con una longitud uniforme y ve siguiendo un sentido, no recortes partes aisladas. Vamos ahora a darle una forma perfilada a tu barba en los lados de tu cara, en la continuación natural de tus patillas.

Habitualmente, unas de las zonas con mayor crecimiento de la barba es la parte del mentón. Y también la que parte desde la mandíbula hacia el cuello. Uno de los mejores pasos a seguir será descargar de pelo esa zona, recortándolo en paralelo a la mandíbula. Conseguirás afinar tu perfil, un aspecto sofisticado y una barba unificada y coherente.