Trucos para recortar la barba de forma fácil

Ya sea para mantener tu barba bajo control, o para darle otro estilo, recortar tu barba puede ser una tarea de alto riesgo si no sabes cómo hacerlo. Aquí tienes nuestros consejos básicos para hacerlo.

Llevas mucho tiempo dejando crecer tu barba, dándole los cuidados que necesita, y ha llegado el momento de plantearse un cambio. Hay que recortar la barba, para darle forma de nuevo, sanearla y conseguir el estilo perfecto para la ocasión. Pero es un paso arriesgado, y más aún cuando no tenemos claro lo que debemos hacer.

Y es que una barba sana necesita de unos pequeños arreglos de vez en cuando. Recortar la barba no es simplemente una manera de darle forma, sino que ayuda a que crezca con orden, y de una manera más sana. Así que, sin más dilación, veamos qué es lo que debemos hacer.

Peina tu barba

Es el primer paso, y nos permitirá comprobar en qué estado está tu barba. Debes peinarla cuando esté seca, para ver su volumen real e identificar los pelos que sobresalen. Puedes ayudarte de un peine o de un cepillo, que además limpiarán los posibles residuos que pudieran estar enredados en el pelo, y los arrastrarán fuera de tu barba. ¡No los queremos para nada!

Recorta la longitud

En este paso tenemos que ser prudentes, por lo que si no tiene mucha experiencia con las tijeras, te recomendamos el uso de una recortadora que pueda regular la longitud del corte. Utiliza la mayor longitud posible, cortando muy poco, y reduciendo poco a poco hasta conseguir recortar tu barba al punto deseado. En este paso, céntrate en la mandíbula, el mentón, el cuello y las patillas.

Cuello y mejillas

Como ves, vamos pasando de lo general a lo más particular, al detalle. En este momento, nos centraremos en la línea del cuello y en la línea en la que se junta la barba con las mejillas. Puedes utilizar la recortadora para aplicar un ligero degradado que vaya desde la longitud de la barba a una longitud menor en la mejilla y el cuello. A no ser que sea lo que buscas, deberemos evitar que la línea quede demasiado definida. Un degradado ofrecerá un aspecto más natural a tu barba, siempre y cuando sea sutil. Repetimos: La paciencia será tu aliada.

Recorta tu bigote

No podía faltar. El bigote es una parte vital de muchas barbas, y no podíamos dejarlo desatendido. Péinalo y recorta las puntas desde los laterales, igualando la longitud a ambos lados. Tras haberlo igualado, deberemos marcar la línea del labio recortando ligeramente el bigote. Tampoco te olvides de la zona de debajo de la nariz, donde el bigote se muestra a veces más rebelde.

Y, después de haber seguido estos pasos, lo mejor que puedes hacer es repasar el resultado final con una tijera para barba, recortando los pelos que hayan quedado más largos de lo deseado. Con paciencia y cuidado habrás dejado tu barba impecable y con un aspecto sano.

No tengas miedo a recortar tu barba. Es un ejercicio muy sano y tu pelo te lo agradecerá. Simplemente debes recordar hacerlo con el cuidado y la atención que merece tu barba, y no tener ninguna prisa. Respetando estas sencillas normas, estamos seguros de que presumirás de una barba espléndida.